miércoles, 30 de agosto de 2017

Antes de ella



Antes de que ella aparezca con su vientre desértico
Y sus primaveras de cabezas decapitadas

Te voy a confesar que nací un día rojo
Y llovía dientes de león y risas de estrellas
Los dioses no eran como los de ahora
Que mueren y resucitan y vuelven a morir
Mi madre tenía un bebé que no era una bestia
Ni en sus ojos brillaba la sangre del crepúsculo
Desde el principio mis párpados abrieron sus alas
Y decidieron amarte
Luz de clavel que incendia a la luna
Antes de que me vaya por la carretera y llegue al infinito
O a la hoguera donde me esperan los brujos
Quiero decir que un día abracé un árbol
De ramas y de insectos perdidos
También caí al abismo y toqué fondo
Ahí estaban los abuelos de la revolución y cantaban
La melodía que sólo se escucha en el infierno
Y no puedo recordar
Antes que llegue ella con la guerra de mil años
Con el revolver en la mano y dispare a los niños
Sin patria y sin color
Voy a regalarte un mes
El que tú gustes
Lo envolveré en lágrimas y en silencio
Ojalá no escojas agosto
Es el mes donde nacemos los suicidas
Y no quiero manchar tus pétalos de sangre
También quiero darte el color de la paz
Lo traía en el pecho
y en mis caminatas nocturnas lo perdí
en una calle habitada por frío y pesadillas
espero lo encuentres
Antes que llegue la muerte con sus soldados
Y con las lanzas antes de la herida 
Del carnaval de fantasmas y se olvide el recuerdo
Antes de que venga por mí
Quiero que sepas que fuiste la primera ola
Que tocaron mis pies cuando dejaba
Mis huellas en la playa
Que eres el lienzo en blanco
Al cual le puse ríos salvajes
Pájaros que vuelan por las nubes
Que son la raíz de tu sonrisa
Y que eres la mujer
con quien pensé escaparme
en una motocicleta
llegar a un acantilado y volar
para tocar el cielo
y saber que se siente ser ángel



domingo, 27 de agosto de 2017

Su mirada descansa junto la de un perro que ha cruzado el océano


(Fragmento)


La tarde huele a otoño que se rebela contra el mundo
Rosalía  camina por las horas y por las hojas de silencios pasados

Ella ve el cielo
sabe que la lluvia venidera no podrá limpiar  el lodo
que se forma por el rimel roto de las muchachas
que dejaron su ímpetu en una gillette
 y por los ancianos que fuman en los parques y vacían todas sus cenizas
en las plantas

La tarde huele a Rosalía
A mar nocturno evaporándose hacia las estrellas
A las palabras que dejan los colibríes tras su vuelo violento hacia el primer fuego del día
La tarde huele a las flores que se utilizan para limpiar los cuerpos de los que se esconden debajo de un puente para no morir de insolación

Rosalía está ahí
su mirada descansa junto la de un perro que ha cruzado el océano  
para encontrarse con la sombra de las parotas
ha viajado tanto que sus pies conocen el rencor y la historia de cada hombre
el dolor de las patas de los grillos que brincan de  hoja en hoja para no ahogarse
en los imperiosos charcos de la ciudad
él tira su cuerpo a los pies de ella
como cuando caen los sueños que nunca se cumplieron

hoy es otoño y también es Rosalía largamente dormida
navegando como agua de un ciclón
con ojos que observan la sed del destino …
  


sábado, 22 de julio de 2017

Despegar




Hay que  conectar el cinturón del avión
 va a despegar
Las nubes se aferran a no sentir la turbulencia
Los mosquitos hablan entre ellos 
no saben a que pasajero van picar
El piloto se cubre los ojos le da miedo despedirse del piso

Es común volar
Extender las alas y sentirse viento
 Papalotes en aire que hieren mariposas cautivas
En ojos de madres  secas

Pero estamos preparados
En cualquier momento
Para despegar y dejar que el hielo
Sea océano y la noche se convierta en odio










viernes, 9 de junio de 2017

Sábado por la noche




Todo me remite a ti:
Las coladeras por donde se suicidan las hormigas
Los andenes   (los trenes son ráfagas sin destino con dirección ausencia)
las mañanas del domingo ( todos odiamos los domingos
yo no quiero ver el amanecer )
La espuma de la cerveza
la piedra
el humo
la llave
eres todo y la última hoja
y el cielo y la distancia

Eres un charco 
también la lluvia

Eres clavel y el llanto del niño que busca la muerte
la palabra y el acento
por donde camino encuentro tus ojos
Hoy fui al precipicio y te divisé en la lejanía
Volabas y caíste para pescar un silencio que sólo el mar entiende

Dentro de un ramaje
el nido de una golondrina se desparrama por el aire
Aire y nido me remiten a ti
El dolor  de los que no saben volar
y se azotan en el piso

La flor que nace reverenciando al sol

y que en su tallo las gotas las desnudan
                                                                       
      
El ir y venir de las nubes
 El gato sordo
que ya no me ve
que  ya no me ronronea
                                               

Hasta el cimiento del árbol que se desprende para dejar su espacio a un miedo futuro


La hoja que deja su rama
La última hoja

 Sin inmutarse el destino me aguarda en el callejón tu sonrisa
Ladrillo que sube a descifrar el cráneo de dios y que le pregunta:
¿Cuántas sonrisas tiene el color de la sangre
cuántas sonrisas saben a cemento
cuántos ladrillos te besan?
           

Dios no habla con ladrillos
 No reconoce a sus semejantes
 Él sólo habla con el silencio
 Tampoco respira de la desdicha humana



ni besa con labios de polvo la muerte
 de sus hijos

                                                        

La muerte de sus hijos me remite a ti (cabezas que ruedan por el desierto como llantas de motocicleta en la ciudad)
El infierno es una mueca que se forma en las mejillas (el resplandor de cada día)
traigo fuego en el estómago                          el estiércol arde por el mundo 
            
Todos contemplamos el desasosiego que nos consume
 Mañana es domingo
y no quiero amanecer







viernes, 26 de mayo de 2017

Los poseídos



Aburridos
de dirigirnos las palabras y no atinar
con ninguna a nuestro oídos
somos las piedras de los ríos
que no recuerdan su fecha de nacimiento

aburridos de abrazarnos
sólo cuando hace frío
y en la chimenea la leña
es viento y vuelo de pájaros
que pelean por un poco de espacio
para estirar las alas

 nos olemos el sudor que fuimos
guardando durante la infancia
y acabamos sin olfato
ya no podemos distinguir
la mezcla del fuego con la noche
al de viernes con la lluvia

nos hemos equivocado bastante
y lo sabemos
nos aburrimos de llorar
de decir hola
del adiós matutino
de cepillarnos los dientes
mientras los ojos ven a los ojos en el espejo
se ven por horas y no se sueltan
aunque estén aburridos de verse
no tienen nada más que hacer
sólo aburrirse
intactos
diabólicos
entre la piel y vidrio

entre la penetración de las cerdas
y el lamento del universo













lunes, 15 de mayo de 2017

La mirada de mi madre tiene hielo



Los días se encuentran congelados
como la sangre en los dedos

La mirada de mi madre tiene hielo
temo que sus ojos caigan
y se rompan como canicas
si pasara una libélula
cerca de su cabello
quebraría el paisaje de ella junto al vacío

Te abrazaré madre hasta que se acabe la primavera
y estalle la bomba nuclear
hay que descongelarnos de las amarguras
de los jinetes del apocalipsis que vinieron a cagarse en el mundo
hay que descongelarnos de los partos prematuros
y de los niños que nacemos sin alma
y morimos con los ojos abiertos







jueves, 4 de mayo de 2017

Etílica




El perfume que flota sobre su cuello
es el destilado de una región desconocida
tal vez sea cebada o caña de Cuba
uvas de la Rioja o maguey del cosmos
Al besarla en la garganta recorre el fuego
como si Led Zeppelin estuviera tocando Tangerine
en nuestras bocas

Calimocho      Margarita intestinal               réquiem del tequila
Su transpiración es el aliento que da de comer a los agaves azules

Etílica conspiración de unos ojos que saben a malta y a pulque de corazón

Amarla es un reto que el hígado asume
Volverla a besar para mí sería encontrar el ritmo de los rayos
El consorcio de las palabras malditas
La coma que divide al mar de la tierra
El acento de la noche imperial

Despojarla de sus ropas es quitarle el corcho a un cabernet sauvignon
Dejar reposar el vino y degustarlo
Sentir su líquido firme en la lengua
Hasta que el alma se llene de sonido
Y de gorriones lentos suaves

Etílica usted es el vocablo concreto
El paso siguiente para alcanzar el universo
La gota luminosa al final del vaso

Catastrófica fémina danzante
 Usted es la quietud de los viñedos y de los campos de lunas llenas
Por usted me emborracho cada segundo
Por usted haré millonarias a las empresas cerveceras
Por usted escucho a The Beatles y a José Alfredo Jiménez
Por usted he regresado a escribir el poema inconcluso






viernes, 21 de abril de 2017

La vida en serio




Estoy tomándome La vida en serio
Me la estoy tomando en la cantina
Le he agregado unas gotas de limón para quitarle
ese sabor desagradable a baño de aeropuerto
de país del tercer mundo
He inventado mi propia bebida
Se llama La vida en serio
Lleva un poco de mezcal de gusano azul
dos cucharadas de leche condensada
un litro de cabellos negros
100 gramos de heroína
(llámese mujer maravilla o musa capitalista no importa el nombre siempre
y cuando te salve de una resaca dominguera)
un racimo de ojos tristes
una glándula mamaria de vaquita marina
13 mililitros de pesimismo cotidiano
3 onzas de whisky una de ron
dos capullos de mariposa monarca
un twist de piel envejecida
dos minutos de silencio
el ronquido de un muerto
la risa de un fusilado
un arcón navideño
el rostro de Adriana
las manos del adiós
y piedras de riñón o de un volcán apagado
Lleva todo eso y un poquito de plomo
ya sea extraído de una bala o de un pájaro caído

Estoy tomándome La vida en serio
Ahora sí
Nadie puede decirme que no la he probado
Ni mucho menos tacharme de abstemio
Soy tan adicto a ella
que he creado el club de los que se toman La vida en serio
Soy el presidente el secretario general y el archipiélago que nadie ha descubierto
Todo comenzó una mañana oscura
Me acababa de despertar y me dije:
Arturo te estás equivocando la vida se toma en serio
no se toma mezclada con agua
La vida se toma fuerte se aprieta hasta destriparla
y se mezcla con alcohol
Desde entonces cada vez que despierto
salgo a caminar por las avenidas
Me emborracho de existencia
en los andenes compro discos piratas
y les doy moneditas a los que piden muerte
En los parques corro junto con los deportistas de bajo rendimiento
Como comida rápida nunca paro ni porque me llame por teléfono
la novia que dejé parada como estatua libertaria como rayo eterno
Como eco que nunca acaba
Nunca paro la vida es veloz como tortuga moribunda
como escarcha que se derrite cuando el calor la somete
Fumo el humo que han dejado los demás
leo lo que nadie entiende
Y todo esto lo hago porque me he tomado La vida en serio
La he tomado de los cuernos del busto de la sonrisa
La he tomado
la tomé
Estoy tomándome La vida en serio


















viernes, 31 de marzo de 2017

Al Olvido




Al  olvido se le  olvidó  prender la luz
Un día como mañana en que las lágrimas nacieron
de un apucharrado girasol
Un día como ayer en que los arbustos
Dieron frutos de sangre

Se fue
en la noche en que fusilaron las  sombras
de los trinos

Las aves se quedaron en el psiquiátrico
en espera del nuevo sol  

El olvido quiso enterrarse
entre los  besos que se dan los días martes
los santeros a los santos y los virulentos a la vida
entre los barcos que se van a la conquista del otoño
y los que se quedan en puerto a contar las estrellas marinas pescadas

el olvido se fue a enterrarse
entre el pánico que genera el pelo púbico  de una sirena
y el grito de los mimos cuando tienen hambre

Ah qué pinche olvido
que se tira a la evocación
de los abortos de las cigüeñas

y de los ermitaños que dejaron su caparazón en playas olvidadas  


sábado, 25 de marzo de 2017

En una tarde



Aquí la tarde se mezcla con el olvido
en los rincones  los enfermos de recelo
se sacan el moho de los ojos
y se lo dan de comer a las palomas mensajeras
los niños juegan a escribir poemas en los parques
que pronto leerán en la noche cuando la ciudad sea pisada
por un gigante sueño

el viento se mueve hacia el abismo
los operadores de las máquinas pesadas cargan con las excavadoras
las rocas con las que construirán los templos
donde los oficinistas dejaran las corbatas y los sacos
se pondrán las túnicas dominicales
y rezarán hasta volverse ciegos y tullidos

En la solapa del abrigo
un grillo canta el Ave María
lo escucho mientras un anciano bolea mis botas
les quita el polvo del tiempo
la sangre de los gorriones que he pisado
en mi andar veloz

la tarde es épica
ahí van las nubes de guerra
acechando al rojo sol

las boutiques bajan sus cortinas
los maniquís lloran al chocar sus pupilas con el acero
el color del frío penetra el poco pasto que crece en el cemento
y las multitudes desfilan encorvadas
como camellos en un gran desierto

con el calzado limpio y la mirada en vuelo
acreciento mi cauce
soy río que pronto caerá en cascada
que chocará con los minerales
para convertirse en gota de un paisaje húmedo
en una tarde en que los tambores  de los vivos dejaron de sonar



Arturo Sodoma





lunes, 20 de marzo de 2017

Si tuvieran alas




Si las mujeres tuvieran alas
Podrían diagnosticar el tiempo
Sabrían de antemano cuando se aproxima la lluvia
Y dejarían caer sus plumas para que siempre fuera otoño

Algunas serían más parecidas a los cuervos
Otras sin duda serían refrigeradores voladores
Y otras sólo escobas en el cielo

La mujer de la esquina sería una arpía de colección
La del sombrero blanco una pañoleta movida por el viento

Ah si las mujeres tuvieran alas
no tendríamos aeroplanos
ni convenciones de helicópteros de guerra
(Ellas no harían conflicto alguno sólo nos verían con ojos de fuego profundo y nosotros con ojos de alta mar desierto)

Lámparas en vuelo
Golondrinas tristes
Amorosas en el aire
siempre entregándose al próximo huracán

Si las mujeres tuvieran alas nosotros los terrenales
escalaríamos rascacielos para poder contemplar sus ojos
y ellas nos verían desde las nubes
tan lejanas
tan celestiales








martes, 14 de marzo de 2017

Aviso oportuno




Se busca musa:

Esquizofrénica            anoréxica        bulímica         mitómana
Congresista
o alquimista

Con voz rocosa
o de piso pulido

Ojos grandes
o con ojeras de pozo petrolero

De infinito pestañeo
o con párpados de ventanabierta

Con corazón de almanaque mundial y grandes nalgas y senos profundos
(de preferencia con pezones de estrella polar)

Obsesiva         maniaca          incoherente        infrarrealista            ultraísta          surrealista estridentista                       dadaísta

Empacadora de carnes frías
o vendedora de cosméticos (da igual)

Con caries
o con sonrisa de pez globo
Excéntrica
o dogmática

Emprendedora con visión del futuro
o con un pasado incierto

Que maneje con gran maestría el colchón

Especialista en divagación extrema y en movimientos ondulantes



Que tenga auto
o bicicleta
o piano de ruedas y motor diesel

Que mida lo que mide una galaxia
Que llore hasta mojar el paradise club de los pordioseros

Que grite como lo hacen las estrellas

Minimalista
o barroca empobrecida

Se busca urgentemente musa
Amante de los parques solitarios
Que consuma whisky de segunda mano
Y se drogue con arponazos de melancolía dominguera

Contratación inmediata sin cartas de recomendación
y sin exámenes psicométricos

Lobas abstenerse de mandar currículum

Se pagará con metáforas que no son metáforas
y con palabras que llenan el infinito













lunes, 13 de marzo de 2017

Malinche Song (Primer canto)

                                                      

Tiembla  
             El llanto del viento cae
en los escombros los niños 
ven pasar a los siglos donde aquella estrella de la tarde
se inunda en la sangre de los dioses 

Nuestra paz es bombardeada con lágrimas
Y nuestra muerte de azúcar sabe a soledad y a polvo
de los templos

Pero nada podemos hacer mi señora
Estamos aquí para ver como todo se cae
Y ser parte del las ruinas

Así que mejor bailemos ese hip-hop suavecito de nuestros hermanos negros
O prefiere brincar con acid jazz?
Pues movamos el cuerpo tal como lo hace la torre latina o el palacio de las malas artes

 (A ladito de la alameda los esquites y elotes huelen a sexo provinciano)

Bailemos señora morena de levi´s rotos

Recuerdo mi doncella que antes la mezclilla era para los obreros
Hoy
hasta los sacerdotes la usan
con ella las nalgas se ven más abultadas
Y todos
hasta los ciegos
voltean a ver los traseros de las caminantes

Bailemos aunque se manchen nuestros zapatos
Ya que estamos pisando el lodo que se forma
En la orilla de los lagos tristes
En donde el agua transparente es  el sudor
de tus hijos muertos

Todos fallecemos a diario
Aunque unos nunca regresan de la oscuridad
Otros regresamos y nos convertimos
En contaminación de las fábricas de cosméticos franceses
O en cenizas de la erupción de la mujer dormida

Terminemos de bailar mi señora
Que mis pies tienen llagas
Y los  Converse que uso son  tan viejos
Que el pavimento mancha mis dedos con su melancolía